La Leyenda de Wakarla

He aquí una leyenda Adnyamathanha (el pueblo indígena de los Flinders Ranges) del tiempo de la creación:

He aquí una vez que a primeros de todo, había una garza que se decía Urrakurli y un cuervo que se decía Wakarla. Los dos tenían las plumas blancas y visitaban a menudo su tío, el águila Wildu. Compartían la comida, cantaban canciones y se explicaban historias, pero un buen día pararon de irlo a ver.

A la cabeza de los días en Wildu estaba tanto preocupado que fue a dar una vuelta aviam si los veía. Los encontró los dos jugando y riendo después de haberse cruspit una buena comida. En Wildu los encaró y los pidió porque ya no lo iban a ver y como era que ya no compartían su comida con él. Los dos jóvenes le contestaron descaradamente que no los hacía falta visitarlo y que además no querían compartir más sus comidas puesto que él no hacía nada para conseguir la comida. Él, todo triste y enfadado volvió arriba la montaña y pasó tres días dentro de su cueva pensante cómo podía castigar sus nevots.

Finalmente decidió que tenía que matar todos sus nevots y nevodes para evitar que el traíssin más endevant igual cómo habían hecho en Wakarla y la Urrakurli. Organizó una gran fiesta y invitó todo el mundo. El primero al llegar fue en Wakarla y su tío le dijo que fuera bien adentro, que allá había dejado la mejor parte del festín. El resto fue viniendo y la última al llegar fue la Urrakurli. Un golpe todos van ser adentro, en Wildu hizo una pila de troncos y prendió fuego. El primero al notar el humo fue el Kookaburra que estaba con el Yurlu, Martí Pescador. Avisaron los demés y los loros fueron los primeros al huir. La Urrakurli sintió los gritos del Kookaburra le dio tiempo de avisar a su primo el Wakarla. Cómo estaba a medio camino el humo le tiñió algunas plumas de negro pero pudo salvar ls resto. En Wakarla huyó de dentro de la cueva tanto buen punto sintió su prima pero quedó teñido del todo puesto que estaba al fondo de la cueva.

Por suerte no tomaron mal pero el susto los dejó débiles y asustados y se quedaron a la surtida de la cueva llorando. De golpe vieron su tío Wildu volando muy alto y en Wakarla le dijo a la Urrakurli que tendrían que volar arriba y pedirle perdón por haber sido tanto descarados días atrás por cruspir-se toda la comida y no compartirlo con él. Emprendieron el vuelo arriba, pero en Wildu estaba tanto enfadado que cada vez que sus nevots se le acercaban él volaba más arriba.

Es así como todavía hoy se puede ver en Wakarla el cuervo y Urrakurli la garza volando detrás en Wildu el águila. Le quieren pedir perdón por no haber querido compartir la comida que era de todos.

Comparte este artículo en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn