Conoce la ruta transiberiana principal: Moscú – Vladivostok

Visitar Rusia siempre es una buena idea. Y, si además, hemos decidido realizar la visita a bordo del tren Transiberiano, la idea cobra especial relevancia. Aunque es mucha la información que podemos encontrar sobre este viaje, la verdadera experiencia solo se puede vivir cuando subimos a esta ruta férrea y nos empapamos de su encanto y costumbres.

El recorrido que podemos realizar sobre alguno de los trenes que dan servicio a la ruta férrea se compone de tres partes. La más realizada es el viaje Transiberiano, que abarca desde Moscú hasta Vladivostok. Pero también podemos disfrutar del viaje Transmongoliano, que da comiendo en Moscú y termina en China, y el viaje Transmanchuriano, con el que llegamos a Pekín. Los tres tipos de viajes tienen sus innumerables encantos; para no perdernos ninguno, deberemos planificar nuestro recorrido y saber qué paradas vamos a realizar, así como que es lo más característico de cada una de ellas.

Ruta transiberiana principal

EL viaje Transiberiano más realizado abarca la ruta entre Moscú y Vladivostok. Se trata de un viaje en el que se recorre 9.288 kilómetros de territorio ruso, y que tiene una durada mínima de 7 días (si no hacemos paradas). En este recorrido pasaremos por 87 ciudades.

A lo largo de todo el recorrido, podremos realizar diferentes paradas para poder hacer un poco de turismo, e incluso pasar algunas noches en hoteles de las diferentes zonas visitadas. En función de nuestro presupuesto y nuestro espíritu aventurero, podremos hacer uso del tren para dormir o bien buscar hoteles más cómodos.

Las paradas que merece la pena realizar son las siguientes:

Moscú

Partimos desde aquí, pero no debemos olvidar poder realizar una visita turística por sus lugares más emblemáticos. Imprescindible visitar la Plaza Roja, la catedral de San Basilio, Kremlin y la galería de arte State Tretyakov. También podemos visitar el Teatro Bolshoi y disfrutar de alguno de sus espectáculos, si nos acordamos de comprar las entradas con antelación.

Merece la pena pasar tiempo en Moscú, debido a sus encantos. Su gran afluencia turística hace que existan muchas opciones para pasar la noche allí, aunque deberán ser reservadas con antelación para garantizarnos una habitación.

Kazan

Ciudad pintoresca donde las haya y capital de Tatarstan, que cuenta con una rica historia cultural. Podremos visitar la catedral de Kremlin y descubrir sus encantos en cada uno de los rincones por donde podremos pasear a nuestro aire.

Ekaterimburgo

Gracias a la ruta transiberiana podremos situarnos en el punto exacto que divide Europa de Asia, paseando por Ekaterimburgo. En esta ciudad podremos conocer más en detalle en que consistió la Revolución Rusa, así como la historia que actualmente se conserva.

Novosibirisk

Se considera el corazón de Rusia, no solo por su localización, sino también por la gran cultura que existe en ella. Son paradas imprescindibles la Casa de la Ópera y la Estatua de Lenin. Podemos elegir, además, diferentes museos para visitar; desde el museo ferroviario hasta el Centro Mineralógico.

Irkutsk

Ciudad con un encanto muy cuidado, en el que podremos pasear por sus casitas de madera y visitar la Casa-Museo Volkonsky, donde aprenderemos más sobre la historia de la Revolución Rusa.

Lago Baikal

Se trata del lago más profundo del mundo, y uno de los más importantes, tanto por sus reservas de agua dulce mundiales como por la fauna que habita en sus profundidades. Las rutas que pueden realizarse a través de él, así como los paisajes que podremos fotografiar serán únicos y quedarán para siempre en nuestro recuerdo.

Ulan Ude

Se trata de la capital de Buryat, sitio emblemático con una gran riqueza étnica y cultural. Todo ello será patente en nuestra visita.

Ulaanbataar

¡Estamos en la capital de Mongolia! Aquí nos daremos cuenta de lo diferente que puede ser la vida fuera de nuestro día a día y de nuestra ciudad; los prados verdes y la tranquilidad reinan el paisaje. Es de visita casi obligada el Monasterio de Gandan, el Parque Nacional Gorkhi-Terelj, la plaza de Sukhbaatar, el Museo Nacional y el Museo Bogd Khan.

Khabarovks

Nos acercamos a China, pero antes toca disfrutar de una ciudad que contiene el monumento a los soldados caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Vladivostok

Ciudad militar donde las haya, cerrada al público durante 60 años y abierta desde hace 27 años al turismo. La tradición militar es patente en esta ciudad, y llama la atención de todo aquel visitante que decide pasear por sus calles. Además, cuenta con el puente suspendido sobre la Bahía del Cuerno de Oro.

Una vez realizado el recorrido por las mejores paradas de la ruta transiberiana, solo queda llenar esta información de experiencias y recuerdos imborrables. Planea tu viaje en el Transiberiano y prepárate para disfrutar.

Comparte este artículo en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn