Decía Jules Verne a finales del siglo XIX a Michel Strogoff que la profundidad del Lago Baikal no era conocida y que los marineros contaban que quería ser