Más allá de la avenida Meritxell y sus tiendas, de las estaciones de esquí o de un conocido centro de aguas termales hay un elemento que a menudo