Sin darme cuenta llegó el día de marchar y me encontré en un avión rumbo a Arusha, la capital norteña de Tanzania (donde se encuentran los parques más